El verano de 2016 no sólo será el que pasamos con un gobierno en funciones