Llevo días debatiéndome si escribir esto que vas a leer o permanecer en un prudente