#CuadernoDeCampaña día 7

Hay días largos y luego está este 16 de mayo de 2019. Escribo cuando se cumple una semana que comenzó la campaña electoral y estoy tan ilusionado como agradecido, aunque reconozco que también un poco fatigado de una agenda infinita.

Esta mañana he acudido junto a mi querida Sara Simón, número dos en la candidatura regional que encabezo pero número uno en todo lo demás, a una jornada de CCOO sobre el sistema público de pensiones. Interesantísima. Se han dicho verdades como puños, aunque me he tenido que ir antes de que terminase porque tenía otra cita ineludible.

Había quedado con Jesús, Consejero de Sanidad del Gobierno de Page, la viceconsejera, Araceli Martínez, y con dos José Luis, el alcalde de Azuqueca y el diputado regional, entre otros compañeros y compañeras, para visitar las obras del 2º Centro de Salud de Azuqueca que pronto se reinaugurará. Espero que cuando pase, el PP de Azuqueca y Guadalajara pida perdón por mentir con tanto descaro afirmando que no se iba a construir.

De allí rápidamente a la sede del PSOE de Guadalajara y junto a Rafa Esteban, alcalde de Marchamalo y gran amigo, camino de Valverde de los Arroyos, donde nos hemos encontrado a Alberto Rojo y a Sara Simón. Rafa quería saludar a algunos mayores de Marchamalo y allí hemos comido, junto a otros de Guadalajara y Azuqueca. Me comprometí a subir a la Sierra a apoyar a nuestros candidatos en la zona y hoy lo he podido hacer en Valverde a José Carlos Moratilla y, posteriormente, a uno de mis alcaldes preferidos por el impulso que le ha dado a su pueblo y comarca, Paco Maroto, el alcalde de Campillo de Ranas que nos ha contado mil cosas y nos ha invitado a un té de rocas que estaba buenísimo.

Luego Rafa me ha dejado en Fontanar donde había dejado mi coche y he dado un mitin junto a Julio García para apoyar a Erika, nuestra magnífica candidata de este pueblo de la Campiña. Me parece una mujer inteligente, comprometida y valiente. Está convencida de que puede conseguir que en Fontanar haya una buena convivencia entre todos los vecinos, y no duda en ir a los actos que hacen otros partidos y en ofrecerse para ayudar a todo el mundo. Queremos que la ciudadanía vote pensando en lo que es mejor para su pueblo, y que lo haga sin miedo y respetándonos unos a otros.
Terminamos la agenda política del día en el acto electoral de Guadalajara con Bono, Valerio, Rojo y Sara Simón. Esta última ha sido la primera y nos ha dejado boquiabiertos de su fuerza y capacidad para transmitir el mensaje. Me siento muy orgulloso de Sara y de toda la lista regional del PSOE de Guadalajara. Sé que Emiliano piensa lo mismo.

Alberto Rojo está que se sale. Controla todo, hace propuestas, bromea, saluda a todo el mundo y transmite una alegría y solvencia que me tiene admirado. Nunca he dejado de admirarle, pero cada día le admiro más.
Magdalena es una grande. A pesar del trabajo que desarrolla a diario y que es infinito, siempre tiene tiempo para los demás. Le agradezco mucho que nos ayude en la campaña de municipales y autonómicas y que siempre aporte buenas ideas en sus mítines. Teniendo a Magdalena tenemos lo mejor del Gobierno de Pedro Sánchez, a ver quién supera eso.
Y por último mi querido Pepe Bono. A mi se me acaban los calificativos para describir mi afecto y admiración por Pepe. Siempre que me he presentando a algo le he pedido que viniese a apoyarme.

Siempre lo ha hecho. Hoy no me tocaba intervenir, pues tenemos que enseñar a todo el gran equipo que tenemos, pero he disfrutado de manera desenfrenada. Pepe es un maestro, es un genio y puro ingenio, y sin embargo nunca pierde la humildad. Nos ha vuelto a embriagar con una lección de socialismo que me ha conmovido. Creo que se nota mucho en Emiliano, en su profunda humanidad, los valores que ha bebido de Pepe durante muchos años. Y el amor a Castilla-La Mancha. Una vez dije en un mitin de Pepe, citando a Quevedo: “Nadie ofrece tanto como el que no va a cumplir.” Bono no ofrece, Bono como Page, cumple.

Hoy tocaba despedirse de mi hermana pequeña. De la cuarta de seis hermanos, que es la que más nos falta. Despedida por un tiempo, claro, pero ese tiempo siempre se hace eterno aunque esta vez va a ser más breve.

Mañana más, y entre mil cosas a acompañar a mi querida Margarita Robles a Mondéjar, donde nos espera uno de los alcaldes más votados de España, José Luis Vega.
Buenas noches

#CuadernoDeCampaña Día 6: San Isidro


Empecé el día acompañando a muchos vecinos y vecinas de Azuqueca, mi pueblo, a misa en honor a San Isidro y a la bendición de los campos que, desde hace años, se hace en el parque de la Ermita. No he podido acudir al acto electoral de Emiliano García-Page y Alberto Rojo en Guadalajara con mayores. Me cuentan que ha sido todo un éxito, gracias al buen hacer de José Luis Escudero. 

Acompañado de María y Laura Lara, he acudido a un mitin-comida en Brihuega para apoyar a Luis Viejo, un buen alcalde y amigo, y explicar que en materia de Turismo y de apoyo al mundo rural, tampoco es igual Page que el sucesor de Cospedal. Emiliano ha estado muy bien, y me ha dedicado palabras muy generosas.



Por la tarde coincidía un acto del ministro Pedro Duque con Alberto Rojo y Araceli Martínez con la Fiesta de la Espiga. Así que he dejado a Sara Simón y a Eusebio Robles, dos y tres de la candidatura que tengo el honor de encabezar, junto al ministro y al futuro alcalde y he participado en la fiesta de la Espiga que, años atrás, impulsé para que fuera de interés turístico provincial. Menuda cantidad de gente y menuda dosis de cariño que he recibido. Me abruma y siendo consciente que no puedo corresponder con otra cosa que no sea trabajo, prometo dejarme la piel por ayudar a todo el mundo si ganamos las elecciones autonómicas.

La fiesta termina con el reparto de espigas y con una degustación de migas que preparan con todo el cariño la Casa de Extremadura de Azuqueca, unos vecinos maravillosos. Hoy hay que agradecerle a Pepe la maestría y a todos los socios y socias que atiendan tan bien a vecinos y visitantes. 
Al terminar me he ido a cenar con mi familia y a celebrar estar los seis hermanos y todos los sobrinos con mis padres para recibir a Gema, que ha llegado hoy de Roma y que estará por España unos pocos días 

Mañana seguimos con otra larga jornada 

Descansa. Un abrazo


#CuadernoDeCampaña Día 5: día en mi pueblo, Azuqueca



Escribo saliendo del acto de Emiliano en Azuqueca mientras me esperan algunos amigos en el Ferial porque empiezan las Fiestas de San Isidro. Hoy ha sido un día largo que ha terminado muy bien, aunque la verdad es que todavía no he terminado del todo.

Por la mañana hemos hecho Mercadillo en Azuqueca y como siempre la gente ha estado encantadora. Estoy muy agradecido por el cariño de mis vecinos y vecinas. Luego actividades en la sede provincial, una entrevista y preparar acciones para los pueblos de la provincia. 

Por la tarde he dado mitin en El Pozo de Guadalajara a las 18.00 con mi amigo Teo Baldominos, un alcalde bueno. Y tras terminar el de Azuqueca del que ahora salimos, donde Page ha vuelto a comprometerse con nuestra provincia y con Castilla-La Mancha. 

Ahora al Ferial. Mañana iré a misa y luego a una comida mitin a Brihuega. Por la tarde está el ministro Pedro Duque en Guadalajara, y celebremos la fiesta de la Espiga en Azuqueca a la que siempre le he tenido gran cariño. Y por la noche me junto con toda mi familia porque viene Gema, la cuarta de seis hermanos que vive en Roma. Así que será un día muy especial para mi. 

Descansa, un abrazo fuerte

#CuadernoDeCampaña día 4: actos en Loranca y Torija


Esta mañana la he aprovechado bien. He desayunado con María y Laura Lara, dos intelectuales que son un orgullo para Azuqueca y Castilla-La Mancha. Vienen de triunfar en la feria del libro de Guadalajara. Se lo merecen por su trabajo, inteligencia y bondad. 

A continuación he acudido junto con Patricia Franco, la consejera de Economía, Empresas y Empleo del Gobierno de Castilla-La Mancha a Torija, donde visitaba una empresa que pronto se inaugurará y que va a seguir trayendo riqueza y trabajo a esta provincia. Patricia venía de Meco, de visitar otra importante empresa que en un año y poco abrirá una gran actividad en Cabanillas del Campo. 
Lo que están consiguiendo algunos alcaldes de esta provincia con la ayuda de Page es espectacular. Tanto Rubén García en Torija, como José García Salinas en Cabanillas o Rafael Esteban en Marchamalo le están poniendo la cara colorada a Antonio Román, el alcalde de Guadalajara que debería ser el que tirase del carro. Espero que pronto coja las riendas de la capital Alberto Rojo y demuestre lo que se puede conseguir cuando se suman las ganas, el esfuerzo y la inteligencia. 

Patricia Franco luego se ha ido a Azuqueca para reunirse con los beneficiarios del Plan Garantía más 55. Se trata de personas que se han quedado excluidas del mercado laboral con más de 55 años para las que Page se ha inventado un sistema que les proporciona un trabajo en sus municipios y unos ingresos que necesitan y agradecen. Como dice Emiliano si en lugar de vivir en esta provincia tuviesen su residencia en Madrid nadie les echaría una mano. Aquí En Castilla-La Mancha, la tienen y con dignidad. No somos todos iguales.

Por la tarde mítines en Loranca de Tajuña y en Torija. En Loranca me presento cerrando la lista, acompañando a Rafa Pérez por afecto, amistad y para agradecer haberse mantenido fiel al PSOE cuando el alcalde (que se presentó por nuestro partido) le dio todas las competencias de gobierno al PP. Ahora, quitándose la máscara, ya es el candidato de partido de Casado y Cospedal. No sé qué pasará en Loranca el día de las elecciones, pero me sentía en la obligación de explicarle a los compañeros que pudiendo ir en cualquier lista, en la que más votos pudiese tener, he elegido una de las plazas más difíciles no solo por dar ejemplo, sino también para dar la cara por este partido al que debo tanto. 
En Torija, como siempre, un lujo. Así da gusto explicar este proyecto, con gente honesta, íntegra, trabajadora y buena cómo es Rubén, nuestro alcalde y candidato. Lo que está haciendo con Torija merece un premio. Ojalá sus vecinos y vecinas lo consideren así. 



Mañana tendré otro día intenso, aún más emocionante si cabe. Tengo actos en El Pozo, mercadillos y entrevistas, pero además acompañaré a Emiliano en mi pueblo, Azuqueca, donde daremos un mitin con Jose Luis Blanco y podré saludar al resto de compañeros y compañeras de mi agrupación y a los vecinos y vecinas que quieran acompañarnos. 

Mañana te cuento más. Buenas noches, descansa. Un abrazo

#CuadernoDeCampaña día 3: Emiliano se compromete de nuevo con Guadalajara


Intenso y larguísimo día que comencé madrugando para ir a Sigüenza y termino escribiendo estas líneas rebasando la jornada del domingo.

Ayer no quise escribir, tocaba guardar luto por Alfredo. Así que hoy retomamos la campaña y el cuaderno, con ganas pero sin pasar página de la triste noticia que se ha instalado en mi corazón. 
La mañana la hemos empezado andando desde la Catedral de Sigüenza hasta Barbatona, en romería. De verdad que no se puede ser más bonita que Sigüenza. He ido acompañando a M Jesús Merino, la que espero que sea próxima alcaldesa de Sigüenza y, aunque he querido ir en silencio y acordándome de Rubalcaba, no he podido evitar acreditar en cuatro palabras lo muchísimo que vale M. Jesús y su amor por su ciudad. 


En Barbatona se nos ha sumado Emiliano García-Page, gesto que agradezco porque se lo pedí personalmente. Se ha dado una curiosa escena, pues allí había convocado a la prensa el candidato regional del PP. Emiliano no ha hecho declaraciones, siguiendo su regla de escrupuloso respeto y de no hacer campaña en lugares que no son los adecuados para ello. Cada vez tengo más claro que el que no vote a Emiliano es porque no le conoce. 

A comer nos hemos ido a Sacedón donde Paco, su buen alcalde y mejor amigo, ha organizado un “mitin-paella” con doscientas personas. Page ha estado espectacular, comprometiéndose con la defensa del agua y de la región por encima de partidos y de afinidades. Ha tenido, además, palabras muy cariñosas hacia mí que le agradezco sinceramente.

A las 17.30 ya estábamos en Marchamalo, con Rafa Esteban, que es un crack donde los haya. Rafa y Emiliano nos han brindado magníficos discursos cargados de razones para votar al PSOE. La defensa de la sanidad, la educación, la dependencia o la creación de empleo y riqueza han sido los ejes fundamentales. A destacar también la presentación de Susana Alcalde, la secretaria de la agrupación local que es tan inteligente como encantadora.

 Al terminar en Marchamalo, el presidente se ha ido a Talavera donde tenía acto con Tita, la próxima alcaldesa de la ciudad de la cerámica. Así que yo he seguido mi ruta hacia Horche, donde he presentado la candidatura de Juan Manuel Del Moral, que tiene una pinta impresionante. Me han acompañado Sara Simón, número dos de la lista regional pero una número uno en todo lo que hace y su intervención de hoy lo confirma, y mi admirado Eusebio Robles, número tres. Y allí estaba Laura Barbas, que también nos acompaña en la candidatura regional por Guadalajara.
Ha sido un día largo pero muy fructífero. Me acuesto viendo las encuestas antes de escribir este post. Aquí hay dos opciones, o un gobierno de Page que consolide la recuperación, o un gobierno a la andaluza liderado por el sucesor de Cospedal, pero con sus recortes multiplicados por Vox. No hay más. El que quiera empleo, sanidad y educación publicas, servicios sociales y progreso deberá utilizar su voto con responsabilidad y utilidad. Dispersar el voto contribuye a que vuelva el Cospedalismo, liderado por el sucesor de Cospedal. No hay más. Ni menos. 
Me acuesto cansado, pero contento. Deseando que llegue mañana donde volveremos a explicar este proyecto donde cuentan las personas, donde todo es mejor con Page. Un abrazo

#CuadernoDeCampaña día 1: suspendemos toda nuestra actividad por el triste fallecimiento de Rubalcaba

Día 1º: Ha fallecido Rubalcaba. Se suspende la campaña hasta el domingo, en su lugar guardaremos duelo y me acercaré a la capilla ardiente a despedirme de uno de los hombres más inspiradores de cuántos he conocido en política.


Hoy tendría que contar aquí la agenda de la mañana en Guadalajara y las presentaciones de las candidaturas locales de Loranca y Pastrana por la tarde, pero siento que todo da igual porque ha fallecido Rubalcaba, y aunque abatido, quiero hablar de él en mi cuaderno de campaña a pesar de no saber bien ni cómo empezar.

Estoy triste, emocionado. Había pensado que el primer día de campaña debía invertirlo en motivar y en pedir el voto. Pero la actualidad no me lo permite. Ni las ganas. 

Hace 8 años, el día en que comenzaba la campaña electoral para Municipales y Autonómicas de 2011, falleció Pedro Gereñu, histórico concejal y Secretario de Organización del PSOE Azuqueca. Hoy, 8 años después, ha fallecido Alfredo Pérez Rubalcaba, el mejor ministro del Interior y vicepresidente del Gobierno de España, secretario general del PSOE, entre otras responsabilidades. Pedro Guereñu era el mayor fan de Rubalcaba que había en la faz de la tierra. No puedo pensar en uno sin acordarme del otro. 

Estoy apesadumbrado. Hace apenas 72 horas nos dejaron también dos compañeros que fueron alcaldes socialistas de sus pueblos, Amparo y Constan. Tendríamos que estar empezando la campaña electoral pero la hemos suspendido por esta tarde y por todo el día mañana. No tenemos cuerpo para pedir el voto y le debemos un respeto a un hombre extraordinario. 

Alfredo era pura inteligencia, tremendamente audaz e ingenioso, le recuerdo bromeando y haciendo de la ironía un idioma para la política. Nunca nadie pudo sentenciar una situación tan eficazmente con una sola frase. Sujeto, verbo y predicado. Mi tío Juliqui siempre me decía: “Rubalcaba la clava”. Hablaba para adultos pero parecía un profesor dando lecciones a chiquillos. Sencillo y profundo. Dicen que era químico. Desde luego química era la que lograba cuando se ponía a hablar. Le encantaba estar con gente joven, me dijo en un acto con personas mayores. 

Rubalcaba era un hombre de estado. Hoy, que celebramos a Galdós, podríamos contestar su pregunta: “¿qué es un hombre sin un ideal?”. El ideal de Rubalcaba sería, sin duda, la igualdad. Quería al PSOE, pero siempre lo supeditaba todo al interés de España. Capaz de llegar al acuerdo más difícil, dos grandes pasos en la historia de nuestro país llevan su firma: el fin de ETA siendo ministro de Zapatero y la LOGSE siendo secretario de Estado de Educación con Felipe González. Libertad e igualdad. Ahí es nada. Pero no presumía, ni buscaba elogios, compartía méritos. 



El PSOE le debe mucho a Rubalcaba. Muchísimo. Y España más. Tuve la ocasión de conocerle un poquito y os aseguro que me marcó profundamente. Guardo en mi recuerdo una llamada que me hizo cuando estábamos cerrando las listas para Generales de 2011, cuando se presentó él. No olvidaré sus amables palabras para un militante con el que nunca había hablado. Yo había esperado conocerle siendo alcalde el día que inauguramos el nuevo cuartel de la Guardia Civil en Azuqueca, pero la huelga de los controladores aéreos le retuvo resolviendo el problema en Madrid. Así que no le conocí personalmente hasta cuando vino junto a Emiliano García-Page al Centro de Ocio de mayores de Azuqueca a explicarnos su visión sobre las pensiones. Estuvo brillante. Si fuera otra persona diría brillante como nunca, pero de Rubalcaba tengo que decir que estuvo brillante como siempre. 

Esta campaña la vamos a hacer para ganar las Elecciones autonómicas, municipales y europeas. Por la gente, por nuestra región y por país. Pero también vamos a hacerla como homenaje a quienes nos faltan. Por Amparo, por Constan y por el inigualable Alfredo Pérez Rubalcaba que ha fallecido hace apenas una hora. Sirva esta entrada como sentido, improvisado, homenaje, desde mi profunda admiración a un hombre ejemplar. 

Que la tierra te sea leve, compañero!

#CuadernoDeCampaña Día 0: Pegada de Carteles

Empezamos la campaña con un sentimiento contradictorio. Ilusión y alegria por comenzar, por hacerlo rodeado de tantos y tantos amigos y compañeros. Con tanta buena gente comprometida. Pero por otra parte, preocupados por Alfredo Pérez Rubalcaba, uno de los políticos más inspiradores de cuantos he conocido.


Alberto Rojo, que será el próximo alcalde de Guadalajara, ha querido que empezásemos en el Barrio de Aguas Vivas, donde ha prometido que se construirá un nuevo Centro de Salud. Concretamente lo hemos hecho en la glorieta donde confluyen el Bulevar de Entrepeñas y la Avenida de Buendía. Ha anunciado que llamará  a la glorieta con el nombre del “No al trasvase”. Un bonito gesto de la capital a los municipios ribereños y su lucha, y por extensión a toda la provincia. 

Page ha cumplido. Estamos recuperando el empleo, la sanidad, la educacion y las políticas sociales. Pero queda mucho por hacer, y pedimos humildemente el voto para rematar la recuperación. La alianza de Emiliano con la región, con los hombres y mujeres de Castilla-La Mancha, está funcionando bien y tiene que continuar. Cada voto que vaya a otro candidato puede hacer volver el cospedalismo, a través del sucesor de Cospedal. Sabiendo los recortes que nos hicieron y el sufrimiento que provocaron sería una temeridad no concentrar todo el voto que garantiza el progreso, el empleo y los servicios públicos. 

Tras terminar la pegada de carteles en Guadalajara me he venido a mi pueblo, Azuqueca, a poner pancartas con los compañeros y compañeras como hago en todas las elecciones. 

Contento por empezar. Orgulloso por tener el honor de encabezar la candidatura del PSOE de Guadalajara a las Cortes de Castilla-La Mancha con un equipo espectacular. Honrado de estar en el equipo de un hombre íntegro, inteligente y bueno como es Emiliano García-Page y de poder trabajar por esta tierra. Y, para qué negarlo, sobrecogido por mi admirado Alfredo Pérez Rubalcaba. Ojalá mañana lleguen buenas noticias.

El problema es el encubrimiento

Escuchaba hace unos días a Iñaki Gabilondo, a propósito de la proliferación de casos de pederastia en la Iglesia Católica, que lo que la sociedad no podía comprender ni tolerar de la actitud de la Iglesia, a su juicio, estaba en el encubrimiento. De hecho, de sus palabras se derivaba que sin el encubrimiento, se habrían evitado muchísimos abusos en esta materia. Y estoy de acuerdo con él. Creo que la jerarquía de la Iglesia tiene una deuda en este sentido por supuesto con las víctimas, pero también con los muchísimos sacerdotes ejemplares que son abrumadora mayoría y con sus fieles. Parece que el Papa Francisco está dispuesto a intervenir y es justo reconocerle su valentía en este empeño. 

Gabilondo tiene razón. El problema está en el encubrimiento, en la decisión de tapar e invertir más esfuerzo en esta cuestión que en corregir, en revertir o en evitar. Con frecuencia he expresado que el problema de la corrupción en España no es que tengamos una mayor propensión al delito y al abuso de poder de los políticos que en otros lugares, sino que en nuestro país los partidos no se han dedicado a combatir la corrupción salvo cuando era para atacar al adversario. Y esto nos ha llevado a una naturalización del fenómeno y a un envilecimiento general que ha perjudicado a la abrumadora mayoría de políticos honrados. Ciertamente en los últimos años, y tras la oleada de casos vergonzantes, algunos partidos, creo que el que más claramente lo ha hecho ha sido el Partido Socialista, también han actuado cuando los casos han sido públicos y notorios. Pero sigo pensando que esto, en sí mismo, no es muy meritorio. Intervenir cuando algo se sabe podría pertenecer más a la categoría de protegerse que a la de ejemplarizar.

Acabaremos con la corrupción, con la mayoría de la corrupción y desde luego con la sensación de que la atmósfera política está putrefacta, como acabará la Iglesia con la mayoría de casos de abusos a menores en su seno, cuando desde la primera detección de una irregularidad, los partidos actúen internamente de manera inmediata. Cuesta mucho creer que quienes más cerca están de aquellos que cometen ilegalidades, sus compañeros, sean ajenos o absolutos desconocedores de lo que está sucediendo. No suele ser así. 

Un sistema ético ideado para prevenir y para impedir la comisión de ilegalidades no puede apoyarse en el conocimiento público o general para actuar. Y menos en la justificación gregaria de los actos devaluando su importancia, relativizándola. 

Esto he pensado siempre y lo he llevado a la práctica donde he tenido responsabilidades, generándome a partes iguales antipatías y enemistades, también algunos apoyos. Pero lo hago por pura convicción y seguiré promoviendo para la política en mi país, como para cualquier actividad humana, la instalación de reglas éticas compatibles pero no sustitutivas de las normas legales que mejoren nuestra sociedad. Unas reglas sin encubrimientos, sin excusas, que no justifiquen la comisión de hechos deshonestos en virtud de una lealtad aborregada e interesada, que persiga el ideal democrático del interés común frente a la protección personal o partidaria. Se lo debemos a los políticos buenos como la Iglesia se lo debe a sus fieles y a sus curas buenos. Pero se lo debemos más al conjunto de la sociedad, al bien común.

Supervisión y rendición de cuentas

Imagen de ElDiario.es

A colación de las declaraciones de Cifuentes de ayer me estoy formulando algunos interrogantes. Cifuentes afirma ser víctima de una campaña orquestada contra ella por haber combatido de manera decidida la corrupción en su partido. Así que me he puesto a buscar sus supuestas hazañas para batallar la corrupción y lo más que he encontrado se limita a su exigencia de cese a algunos diputados que se han visto envueltos en algunos de los muy numerosos casos que han cubierto de podredumbre al PP en España y en la Comunidad Madrid. Ni una sola vez, repito, ni una sola, Cifuentes ha denunciado a ningún compañero de motu propio. Y eso que casi la mitad de su grupo parlamentario ha estado implicado en algún escándalo. Sí lo ha hecho, denunciar públicamente, con la oposición, aunque con poco fundamento y de manera bastante gratuita. Pero hacia dentro se ha limitado a actuar cuando se ha hecho pública la implicación de algún miembro de su partido en algún caso. Y punto. 

Cifuentes ha sido, en pasado porque Cifuentes es ya pasado, durante muchos años una destacada dirigente institucional y orgánica del PP en Madrid. Resulta del todo imposible que nunca le llegara el más mínimo eco de la abundante corrupción que ha devastado nuestro país y la región de Madrid, y que se ha generado en un entorno tan próximo a la hoy presidenta. No hablo de concejales de pueblecitos, sino de máximos dirigentes del PP a nivel nacional y de la Comunidad de Madrid. Cifuentes se enteraba, claro, al menos de algunas de las múltiples fechorías que se produjeron, porque no es creíble que fuese tan torpe de conocerlas justo a la vez que el resto de ciudadanos.

Así que para Cifuentes luchar contra la corrupción no consiste en actuar cuando ella la detecta o cuando hay serios indicios de la misma,  sino cuando pasa a ser conocida por la opinión pública. Incluso bajo este generoso prisma, el que ella ha aplicado hasta la fecha, Cifuentes no puede sino dimitir, y hacerlo de manera inmediata. Porque ya ha quedado acreditado que, cuanto menos, tuvo un abusivo trato de favor de la Universidad Rey Juan Carlos durante el famoso máster. Y salvo milagro en pocos días se demostrará que no se trata de un mero abultamiento del currículum, sino de un fraude en toda regla. Vamos, de un delito. Y no, no es lo mismo exagerar tu expediente que falsificarlo, como no es lo mismo decir que has matado a alguien que matarlo efectivamente. Un cosa es mentir, que está muy mal, otra mucho peor es falsificar documentos públicos, que es delinquir.

Pero hoy, más allá de la indignación con la cara dura de Cristina Cifuentes, quería llevar la reflexión al ámbito de la labor de los partidos políticos en la depuración de responsabilidades y en la lucha real contra la corrupción. Porque: ¿es realmente posible que los partidos políticos sean los últimos en enterarse de lo que hacen sus dirigentes? La respuesta es, evidentemente, no. Puede ser que alguna vez no se detecte algún comportamiento inadecuado. Es factible que los implicados desarrollen sistemas de ocultamiento y disimulo que dificulten la labor de inspección o supervisión. La contumacia en negar las explicaciones requeridas puede ser infinita. En cualquier caso esto no exonera de responsabilidad al partido, pues existen hoy mecanismos para actuar de manera fulminante contra quienes se niegan en dar explicaciones de sus actos y rendir cuentas para facilitar que el compromiso contra la corrupción de las fuerzas políticas no sea un brindis al sol sino un ejercicio eficaz que traslade confianza a la ciudadanía. Solo hace falta actuar. Así de sencillo: quien no esté dispuesto a rendir cuentas, quien oculte o impida valorar si su comportamiento se ajusta a los parámetros éticos que nos hemos dado, tendrá que asumir que debe dejar de formar parte de nuestra organización.

Yo pertenezco a una formación política que ha hecho de la lucha contra la corrupción una seña de identidad. Hemos llegado a regular la rendición de cuentas de la siguiente manera: “Todos los cargos electos del PSOE, a todos los niveles, deberán rendir cuentas de modo obligatorio, sancionable y periódico (como mínimo anualmente) de su gestión a los ciudadanos, mediante la apertura de procesos públicos y participativos. La rendición de cuentas debe venir acompañada de la máxima transparencia, del respeto a un código ético estricto y de la verificación del cumplimiento de los compromisos electorales contraídos. También los cargos orgánicos deberán rendir cuentas de manera periódica de sus actuaciones, incluidos los miembros del Comité Federal ante quienes les han elegido en las federaciones.” En el próximo mes haré actos públicos en las sedes del PSOE abiertas a la ciudadanía para cumplir con este precepto. ¿Pero es esto suficiente, o solo es condición previa?

Creo que tenemos que ir más allá. Si no somos ejemplarizantes, ¿por qué van a confiar en nosotros/as nuestros ciudadanos/as? Combatir la corrupción no consiste en denunciarla en otros partidos, ni siquiera puede limitarse a actuar cuando se hace pública en nuestras filas, consiste en implementar un sistema de control previo, supervisión, fiscalización posterior y ejecución de las sanciones de manera acorde con la realidad descubierta o detectada. Luchar contra la corrupción no es lo mismo que decir luchar contra la corrupción que es lo que hacen otros partidos, exige un nivel de exigencia interna superior al que tenemos con los demás. No se trata de formular un principio, sino de convertirnos en verdadero ejemplo para el resto. Movernos en estas coordenadas de coherencia nos hará recuperar credibilidad y contribuiremos a reforzar la democracia, socavada por el abuso que unos pocos hacen de la confianza que se les otorga.

¿Hasta dónde alcanza nuestro compromiso contra la corrupción? Hasta que no hagamos coincidir nuestra posición con la del más exigente de los ciudadanos tendremos que seguir aprendiendo. Pero seguro que, como en tantas cosas, seremos la avanzadilla de las fuerzas políticas en esta causa.

El gobierno socialista de Portugal sube pensiones, salarios y reduce el déficit

Imagen de la agencia Reuters

La ciudadanía ha vuelto a dar una lección en las calles a M. Rajoy este sábado. Ha vuelto a exigirle pensiones dignas en un sistema que sea público y sostenible. Porque sí, aunque el PP pretenda ignorarlo, las pensiones son un derecho fundamental de los trabajadores y trabajadoras  y no una concesión del Estado, o un privilegio ligado al negocio privado que no todas las personas puedan permitirse. El Gobierno dice a los pensionistas que esta situación es la que podemos permitirnos y que solo la evolución económica podrá sostener nuestro sistema público. La realidad es que el modelo del PP está repleto de desigualdad, de trabajadores pobres y, sobre todo, de ansia en que el negocio privado complemente la mermada prestación pública. Y entonces ¿cuándo va a traducirse en bienestar  el crecimiento económico?

Tras más de seis años de durísimos y crueles recortes sociales, España sigue siendo el único país de la UE que permanece dentro de la lista negra por tener un déficit excesivo. Nuestra deuda pública aún roza el 100% del PIB, después de que Rajoy la haya elevado durante su mandato en casi treinta puntos ¿De qué nos está sirviendo entonces caminar por la senda de la mal llamada austeridad?

Hoy nuestro país cuenta con desequilibrios sociales inadmisibles, una tasa de paro aún insoportable –sobre todo en los más jóvenes- y una precariedad laboral que condena a la miseria a trabajadores  y amenaza a pensionistas y futuros pensionistas. ¿Es posible en esta situación acompasar el crecimiento económico con el aumento de salarios y pensiones, reduciendo el déficit, disminuyendo la tasa de paro y manteniendo la competitividad? SÍ. Las y los socialistas llevamos muchos años diciendo que, para todo eso, es imprescindible abandonar el austericidio.

A raíz de la situación, sobre todo, de Grecia, la crisis de deuda soberana del último lustro estranguló a las economías de todos los países del sur de Europa –también la de  España, que experimentó un rescate blando (financiero) en junio de 2012 aunque Rajoy lo negase y se fuese a ver la Eurocopa- y puso contra las cuerdas a toda la zona Euro. Países gobernados por derecha e izquierda han sufrido la misma crisis y sus mismas consecuencias, pero podemos observar que las respuestas fueron bien distintas cuando han dependido de decisiones ejecutadas de manera autóctona. 

Las recetas impuestas desde Europa a los países altamente endeudados fuero recortes y políticas restrictivas que  machacaron a la sociedad hasta arrastrarla hacia mayores cotas de desigualdad y pobreza. La decisión en el campo de lo productivo se puede resumir en una profunda devaluación interna para abaratar los costes de producción en los países afectados y hacerlos así más competitivos con economías externas a la zona euro. Creo que sería justo que hoy se revisase quién ha ganado más con esta decisión: si los países del sur de Europa o el resto. 

El gobierno conservador de nuestro vecino Portugal aplicó a rajatabla las recetas de la Troika a cambio del rescate de 78.000 millones de euros: subidas de impuestos, despido de 30.000 empleados públicos, aumento de la jornada laboral de 35 a 40h, recortes en pensiones, durísimos ajustes en el gasto público, privatizaciones etc. Aún así, su prima de riesgo llegó a superar los 1.300 puntos, el paro superó el 17%- muchísimo para el país luso aunque la comparación con el terrible caso español lleve a pensar lo contrario-, su PIB llegó a retroceder hasta un 4% y la deuda pública se disparó hasta más del 130%.

Pero los portugueses retiraron la mayoría al conservador Pedro Passos Coelho y el Partido Socialista de Antonio Costa formó gobierno en 2015. Desde entonces, políticas más expansivas de gasto dejaron atrás a la austeridad para los más pobres con un objetivo claro: recuperar económicamente al país estimulando la demanda interna, sin dejar atrás a su ciudadanía. Costa ha apostado por la reducción de impuestos a las rentas más bajas y subidas a las altas, el incremento del salario mínimo y de las retribuciones a los empleados públicos, el aumento de las pensiones y las extensión de coberturas sociales como los libros gratuitos de texto o el bono social con el que los menos favorecidos pueden hacer frente a gastos de luz o gas. ¿Cuál es el resultado? Su economía crece un 2,7% -el mayor crecimiento del siglo-, el paro se ha reducido del 17 al 8% y el déficit público se sitúa en el 1,2%. Cierto que hay problemas de productividad en su mercado laboral que debe corregirse en los dos o tres próximos años y que una buena parte del empleo que se crea, como ocurre en toda Europa, es precario. Pero cualquier comparación con lo que sucede en la España de la recuperación de la que presume Rajoy nos hace sentir envidia. No es de extrañar que la derecha neoliberal española se divida entre los que niegan el milagro y quienes lo atribuyen al gobierno anterior. 

Portugal es el más claro ejemplo de cómo es posible dejar atrás la austeridad con políticas socialistas que recuperan poco a poco el bienestar perdido por la ciudadanía en estos años de crisis. Por cierto, la entrada en la crisis internacional en Portugal llegó con un gobierno de derechas, al contrario de lo que sucedió en España. Y sí, su caída fue mucho mayor y sus políticas de ajuste más severas, lo que llevó a Portugal a un hundimiento mayor que el que se vivió en España en el periodo 2007-2011. Y luego, en los siguientes cuatro años, aplicando las recetas de la Troika como hizo Rajoy en España, la situación no solo no mejoró sino todo lo contrario. Esto desmiente que Rajoy haya sido el responsable de la salida de la crisis en España, salvo que sus “benéficas medidas” hayan sido también las que han sacado a Portugal de la crisis internacional. Y aquí en España, podemos decir con orgullo que Castilla-La Mancha es otro modelo de cómo es posible alcanzar y sostener en el tiempo un crecimiento económico y social, con una gestión responsable que permite reducir el déficit.

Con un gobierno socialista, Portugal avanza y se convierte en el paradigma europeo de desarrollo económico y de reducción de la, aún hoy, importante brecha de desigualdad que ha generado la crisis internacional de 2007-2014. En cambio, España sigue sumergida en la precariedad, la desigualdad y sí, también en la pobreza porque 13 millones de españolas y españoles se encuentran en riesgo de pobreza en este momento. ¿Y qué está pasando en Grecia con el gobierno de Syriza tan aplaudido y venerado en Podemos? Su economía mejora pero el Gobierno de Tsipras sigue recortando, reduciendo salarios y pensiones, y aprobando reformas laborales antisindicales que restringen el derecho a huelga de la clase trabajadora. Su tasa de paro sigue por encima del 20%. Seguro que en este caso toda la culpa será de Europa, a diferencia de lo que dijeron cuando en 2010 España se vio obligada a aplicar las medidas que Bruselas estableció para combatir la crisis del euro.

Los y las socialistas llevamos años reclamando a Rajoy un giro radical en su política económica para volver a situar a la ciudadanía como máxima prioridad. Mirando a Portugal, a las recetas que aplica su gobierno desde 2015 con las que están transformando el país, podemos comprobar que es posible crecer económicamente, elevar salarios y dignificar las condiciones de la clase trabajadora. De hecho, es un paso imprescindible para que las pensiones del futuro sean dignas. Y para el presente, el PSOE reclama su revalorización inmediata vinculada al IPC y la creación de dos impuestos que podrían o no ser finalistas, pero que sin duda alguna re-equilibran los esfuerzos de salida de la crisis en un país que crece de manera obscena en desigualdad como casi ninguno en la OCDE: un tributo a las transacciones financieras especulativas y otro a la banca. No son la exclusiva solución a los problemas de sostenibilidad de nuestro sistema de pensiones, pero introduce aportaciones extra y reparte los esfuerzos de manera más justa y eficaz. Y nada de esto es incompatible con la contención del déficit y la reducción de la deuda. Ya, ya sabemos que, ni Rajoy ni Ciudadanos tienen esta hoja de ruta. Para la derecha la salida de la crisis ha de venir acompañada de un agravamiento de la desigualdad, al servicio de la minoría más pudiente de nuestro país. ¿Y las pensiones? Lo que nos dicen azules y naranjas es que las pensiones van a poder actualizarse y garantizarse con las aportaciones del precariado, cuando sus ingresos actuales no alcanzan ni siquiera para que puedan vivir dignamente ellos. Ni siquiera nos piden que lo comprendamos. Solo que tengamos fe.